BITÁCORA EXPEDICIÓN ANTÁRTICA HOMEWARD BOUND 2018· DÍA 12

26 de Febrero 2018

Palmer Station.

64°46′12″S 64°3′00″O 

Buenos días zarigüellas, el desayuno se servirá en 5’.

Adriana se había colado en mi cuarto para grabar el inicio del día. Sabía que estaría allí pero aun así me sorprendió. Me grabó desperezándome y bajando a desayunar. Tuve suerte, Greg estaba allí. Me senté con él. Me contó cómo el día de antes había estado observándonos desde el puente. Estuve a punto de avisar al resto de que había ballenas en la proa, pero no lo hice- me dijo. Mientras nosotras disfrutábamos del espectáculo él nos regaló la intimidad de aquel mágico momento.

Rebeca, la gerente de la estación, llegó al Ushuaia acompañada del técnico de laboratorio más alto que he conocido nunca. Su cabeza rozaba el techo del salón. Nos explicaron los programas científicos de USA y las distintas estaciones que tenían en la Antártida. Me sorprendió descubrir que la estación situada en el Polo Sur esta sobre una capa de hielo que se mueve 30 pulgadas al año por lo que de vez en cuando tienen que recolocar la marca para que esté donde toca. Al volver a la estación 10 de sus investigadores subieron al Ushuaia e hicimos una especie de speed dating. Entre ellos estaba la mujer más joven en invernar en el polo sur Marissa Goerke. Su historia fue cautivadora. Hablaba desde la seguridad de saber el respeto y admiración que causaría en nosotras lo que había conseguido. Tenía razón. Pasamos una tarde frenética entre LSI, strategy map y LSII. Cuando llegaron las 6 estábamos entrando en Paradise Bay para llegar a Gerlache.

El espectáculo no se hizo esperar. Menos de 15’ minuto después las ballenas empezaron a cruzar la proa del barco. Estaban tan cerca que parecía irreal. Los gritos se agolpaban frente las mamparas del buque. Ilusión, nervios, sorpresa. En aquella vorágine me escondí en el puente para guarecerme del frío y poder quedarme más tiempo. Al salir me encontré con Paola llamando y diciendo: te estaba buscando y no te encontraba. Esto no podía ser más precioso. Lo conseguimos. No es eso vieja, esto es tan bonito que duele.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *